AL JUZGADO DE LO PENAL Nº 2 DE CIUDAD REAL

 

 

           DOÑA ANA Procurador de los Tribunales y de Don Pedro, según consta debidamente acreditado en los Autos al margen referenciados, ante el Juzgado comparezco y, como mejor proceda en Derecho, DIGO:

 

Que habiendo sido celebrado vista oral de ratificación  de conformidad llegaba a cabo en el Juzgado de Instrucción del Juzgado nº 1 de Valdepeñas, entre las acusación particular, Ministerio fiscal y defensa en el Juzgado de lo Penal número x el día 30 de Septiembre de 2015 en virtud de Procedimiento Abreviado 163/20… ( puede ser que no sea de acuerdo en Instrucción y que se pida la suspensión después de recibir la sentencia, tras la celebración del Juicio oral)

 

Que habiendo recibido sentencia de fecha 5 de Octubre del 2015, refrendando la conformidad antes descrita. Condenándose a mi mandante, D. Pedro a 2 años de prisión entre otras penas.

 

Que habiendo recibido  decreto, con número de ejecutorias número 635/2014, dándonos un plazo de 5 días para alegaciones sobre la concesión o no de suspensión de la ejecución de la pena privativa de Libertad.

 

Mediante el presente escrito, y al amparo de los artículos 80 y siguientes del Código Penal, paso a SOLICITAR LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA IMPUESTA  A MI PATROCINADO, todo ello en base a las siguientes,

 

PRIMERA.- SENTENCIA CONDENATORIA

 

En fecha 30 de Septiembre de 2015, el Juzgado de lo Penal número 2  ratifico el escrito que firmaron conjuntamente la acusación particular, Ministerio Fiscal y defensa el día 7 de Febrero de 2015.

Que hemos recibido sentencia de fecha 5 de Octubre del 2015, refrendando la conformidad antes descrita. Condenándose a mi mandante, D. Pedro a 2 años de prisión entre otras penas.

 

SEGUNDA.- FIRMEZA DE LA SENTENCIA

 

Puesto que en el acto de juicio oral mi representado mostró su conformidad con la acusación formulada por el Ministerio Fiscal, y todas las partes afirmaron su intención de no recurrir la Sentencia, ésta fue declarada firme en el mismo acto de la vista.

TERCERA.    SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LAS PENAS PRIVATIVAS DE LIBERTAD

 

La posibilidad de suspender la ejecución de las penas privativas de libertad viene recogida y regulada en los artículos 80 a 87 del Código Penal.

Dichos artículos establecen las condiciones necesarias para dejar en suspenso la ejecución de la pena.

 

CUARTA.-     CUMPLIMIENTO DE LOS REQUISITOS POR PARTE DEL CONDENADO

Mi patrocinado, Don Pedro cumple con los requisitos exigidos legalmente para la suspensión de la ejecución de la pena.

  1. QUE EL CONDENADO HAYA DELINQUIDO POR PRIMERA VEZ: Mi representado carecía de todo tipo de antecedentes penalesen el momento en que fue imputado en el presente procedimiento, tal como consta en autos debidamente acreditado.

 

  1. PENA INFERIOR A DOS AÑOS DE PRIVACIÓN DE LIBERTAD: La Sentencia dictada por este Juzgado condena  a mi representado a la pena de 2 años de prisión, duración claramente inferior a los dos años que impone la norma como límite máximo para la concesión de la suspensión de la pena.

 

  1. SATISFACCIÓN DE LAS RESPONSABILIDADES CIVILES: La Sentencia dictada por este Juzgado condena a mi representado a “indemnizar a Sonia, con la cantidad de 400 Euros”. Cantidad que fue pagada mucho antes de la celebración de la vista oral, en fecha 10 Febrero de 2015, es decir 6 meses antes de la celebración de la misma.

Se adjunta mediante fotocopia, como documento número 1, resguardo acreditativo del ingreso efectuado.

Si tenemos en cuenta estas circunstancias, unidas al hecho de la falta de peligrosidad criminal de mi representado, debemos llegar a la conclusión de que la pena de prisión impuesta es susceptible de ser suspendida, máxime cuando este Ilustre Tribunal tiene la posibilidad de condicionar dicha medida al cumplimiento de alguna de las obligaciones o deberes relacionados en el artículo 83 del Código Penal.

 

QUINTA.-      REPERCUSIÓN DEL INGRESO EN PRISIÓN

              Debe tener en cuenta Su Señoria, a la hora de decidir sobre la concesión de la suspensión de la pena a mi mandante, las graves y negativas consecuencias que su permanencia en prisión le ocasiona:

  • Pedro trabaja en una empresa importante de —- su ciudad natal, concretamente en la empresa xxxxx, fabricando, se adjunta documento.

 

  • Además de pagar religiosamente su pensión de alimentos de una hija que ambos comparten, y que no ha fallado nunca su pago. Se adjunta documento

 

  • Doña Sonia no trabaja, y es importante saber esas circunstancias contextuales a los efectos de saber la situación de su hija.

 

  • Además el divorcio que llevaron a efecto fue totalmente de mutuo acuerdo, lo cual hace saber a su Señoría de la buena situación que actualmente comparten (recordamos que en este sentido, el acuerdo que se llevó en el Juzgado de Instrucción fue Doña Sonia la que firmó y dio conformidad sobre las penas de mi representado, es decir, todo de mutuo acuerdo) se adjunta como documento número 3 sentencia divorcio mutuo acuerdo.

 

  • Por otro lado, el hecho de permanecer en prisión supone una grave lesión tanto a nivel personal como social y familiar.

 

No podemos obviar tampoco la finalidad, en nuestro ordenamiento jurídico, de las penas privativas de libertad, que no es otra, de acuerdo con el artículo 25.2 de la Constitución, que la “reeducación y reinserción social”, y es que mi patrocinado, Don Pedro no requiere ningún tipo de reeducación ni de reinserción, puesto que se encuentra totalmente arrepentido por lo sucedido, por lo que la medida que más puede beneficiarle en este sentido en su situación actual es el poder vivir en libertad junto a su familia.

La Sentencia del Tribunal Constitucional nº 209/1993, de 2 de agosto (STC 02/08/1993 – 2062/1990) indica que «el beneficio de la remisión condicional de la condena -se dice en nuestra STC 224/1992- viene inspirado por la necesidad de evitar el cumplimiento de penas cortas privativas de libertad por aquellos condenados que presenten un pronóstico favorable de no cometer delitos en el futuro, dado que, en tales casos, la ejecución de una pena de tan breve duración no sólo impediría alcanzar resultados positivos en materia de resocialización y readaptación social del penado, sino que ni siquiera estaría justificada dada su falta de necesidad desde el punto de vista preventivo» (STC 1ª – 02/08/1993 – 262/1990 ).

Por otro lado, a nadie escapa la idea que inspiró la institución de la suspensión de la pena, y es que en la mayoría de los casos, el hecho de que una persona que comete una infracción penal por primera vez y que es condenado a una pena privativa de libertad de “corta” duración, ingrese en prisión conlleva más perjuicio que beneficio.

 

Por todo lo cual,

AL JUZGADO SUPLICO: Que teniendo por presentado el presente escrito junto con sus copias lo admita y, en su virtud, tenga por solicitada, en tiempo y forma legales, LA SUSPENSIÓN DE LA EJECUCIÓN DE LA PENA impuesta a mi patrocinado, Don Pedro y, previos los trámites oportunos, acuerde de conformidad, todo ello a los efectos legales oportunos.

 

 

 

 

Es justicia que pido en