Llevo desde que salí de la carrera y me puse a ejercer en la abogacía “canchera” (chancera de cancha, se refiere a delitos normales, familia, civil, etc..) que yo creo que ejerce la mayoría de los Abogados preguntando a los compañeros el cómo hacer el informe oral.

Además de preguntar el cómo hacerlo, he asistido a cursos de oratoria procesal, y de oratoria para abogados, y además hice un Master en ISDE, sobre habilidades de la Abogacía.

Todo ello sumado a la experiencia de cuando hablas con compañeros, sobre todo los más jóvenes, y te trasladan esos miedos a pasar el juicio, ese miedo escénico que pasan el día del juicio incluso semanas antes. Todo ello como digo, me llevo a preguntar e inventar y asistir a cursos y tener en la biblioteca llena de libros de como vencer estas cuestiones, y al final he sacado una serie de conclusiones que creo que a más de uno le podrá servir de algo, además de quitarle mucha presión.

1.- Respecto de los cursos de oratoria, que te dicen cómo poner la voz, como poner el cuerpo, como ponerte así o asao, me parecen que no cumplen los objetivos. Quizás estén bien cuando un abogado tiene 45 años, se tiene que tomar un café para asistir al juicio pues se duerme y ha pasado más 500 juicios. El objetivo de muchos de los abogados no es ese, el objetivo de muchos abogado es sentarse en estrados con dignidad, sabiendo que lo que van hacer allí no es cumplir un mero trámite corriendo para salir del paso, o salir del miedo escénico.

No, el primer paso es sentirte abogado, sentirte que defiendes a un tío, que es un orgullo. El primer paso es creerte la estrategia que has planteado, el primer paso es disfrutar con subirte allí con la toga, el primer paso es decir aquí estoy yo, no soy más que el Juez, ni el fiscal pero tampoco menos; el abogado es un operador jurídico más, que no ha estudiado una oposición pero que su función es de las más importante. Por tanto hasta que no se suba uno a estrados con la tranquilidad, sosiego que merecen, no podemos pasar a otros pasos como la voz, o el como fijo la mirada o los silencios.Lo importante es lo que se dice, y no el cómo se dice.  Seamos ya un poco serios y además quitesmole un poco de presión a la cosa. ( parece que un abogado ahora tiene que ser guapo, alto, hacer runnig, subir montañas, hablar bien, saber ingles, tener blog, Instagram, y ochenta cosas mas)  no, un abogado puede ser abogado normal, de barrio y llevar sus asuntos y los del turno y vivir fenomenal. Sin ser gran orador. Si se quiere se puede ser, pero no es necesario. Y esto que quede claro.

2.- El miedo escénico del abogado, viene única y exclusivamente de exigirse más de lo que uno sabe que puede dar. Y sobre todo de las películas y series americanas. Estimado Letrado que me estás leyendo, en la vida todo tiene sus fases; el cirujano necesita 8 o 9 años para que le dejen solo operar, incluso cuando en el servicio lo dejan solo operar, empieza por operaciones pequeñas. Igual pasa con muchas profesiones. ¿Por qué nos empeñamos en querer dar el alegato del año? ¿Por qué nos empeñamos en que además de decir lo que tenemos que decir, tenga que quedar muy bonito? El derecho es una ciencia, y la ciencia tiene una técnica, y nosotros somos técnicos, aplicamos los hechos, el derecho ya lo conoce el juez, que para eso le costó mucho, y al final hacemos un resumen favorable a nosotros de las pruebas. Punto y final. ¿ es tan difícil? Claro, si hay gente que nos vende cursos de que hay que convencer con la voz, la mirada, los silencios, le sumamos las pelis americanas, y nos da el resultado de una súper exigencia descomunal. Pero claro, hay gente que tiene que vivir de algo, y como todo, nos crean esa necesidad, y no es necesario, es un plus el decir las cosas en el juicio muy bien, pero no es necesario.

3.- Una vez llegados al informe final, el juez tiene claro el veredicto, si culpable o inocente. Seamos sinceros, después de la prueba, el juez no va a poner la sentencia por el pico de oro que tiene el señor abogado, si las pruebas son claras. Por tanto, nada de presión al hacer el informe final, es un arrimar el ascua a tu sardina haciendo un resumen de lo que te favorece. Punto y final. Si lo dices en dos minutos, bien, si es cinco también bien, pero eso te lo va dando el día a día.

4.- Si es un resumen de las pruebas que se han practicado en el juicio, porque se deja leer a los abogados ¿sentencias? ¿Jurisprudencia? Hemos dicho que eso ya se lo sabe el juez, los hechos lo han introducido las partes ya sean en denuncias, o demandas. Es un resumen de las pruebas, punto y final.

Deberían de prohibirse cualquier documento salvo preguntas en sala. ¿ Qué es eso de llevarse memorizado un alegato? Debemos de admitir que la abogacía es como la guerra, hay que improvisar, y allí enlazo con el segundo argumento. Al principio improvisaremos peor, pero es que es como debe de ser, y con el tiempo tendremos más soltura, pero no podemos aparentar ser o hacer más de lo que somos, porque eso se nota y mucho. Si en el juicio te sale una sentencia o una línea jurisprudencial sobre la credibilidad de las versiones contrapuestas, no puede ser que sea porque te lo has empollado el día anterior, sino porque quizás de haber leído tanto, y de la experiencia te sale solo, pero el que no es natural se nota y mucho. Vuelvo a repetir que aunque creáis que esto no es así, hablamos del trámite que menos en cuenta tienen los jueces. Ni mucho menos estáis haciendo una mala praxis, no. Una mala praxis quizás es no meter un documento en cuestiones previas, o mala praxis es no preguntar por algo esencial al testigo, pero mala praxis no es ni mucho menos no soltar de memoria una sentencia que te has leído el día anterior, o lo que es peor, una línea de defensa memorizada. Y os pondré el mismo ejemplo del cirujano, hay muchas operaciones que están programadas, que el cirujano se lo puede preparar, pero aun así, todas las operaciones se pueden complicar, ¿ Que se prepara el cirujano entonces? Hoy sin más me encuentro preparando un juicio por delito leve, en el que ni si quiera mi cliente denuncio porque no podía por las lesiones y lo hizo su marido, y denuncia  a otras tres personas que tampoco han declarado en policía, y encima existen testigos que no sé qué me van a decir. ¿Quién es el abogado que se atreve a preparar el alegato? Quizás pueda tener mi línea de defensa clara, y lo que puedo decir, pero jamás de memoria y jamás leído, porque no sé qué va apasar allí. Pero es que además el cirujano que está de guardia y viene un accidentado muy grave y tiene que abrirle en canal, ¿qué se va a preparar?, oye ni mire espérese que me repase el libro este que tengo aquí… los abogados somos iguales.

En resumen, demasiada exigencia, impuesta por los libros, por los cursos, Es mejor decir 2 cositas cuando no sepamos decir más, y con el tiempo y al experiencia ya verás como te vas soltando y vas argumentando mejor. PERO NO OLVIDES EL PRIMER PASO, QUE ES SENTIRTE ABOGADO DE VERDAD.