TERCERA PARTE DEL JUICIO: LA CELEBRACIÓN DE LA PRUEBA.

En esta fase del juicio debemos de saber que debe de ser grabada. Es importante saberlo porque en caso contrario el juicio puede ser Nulo.

Normalmente siempre se empieza con la declaración del Acusado. Cuestión ésta que no debería de ser así, porque basándonos en el derecho de defensa, siempre te defiendes de unas determinadas acusaciones. Imaginemos que la acusación por cualquier situación no quiere declarar, y el acusado ha cometido un error en su declaración nos dejan totalmente descubiertos; Cuestión que no pasaría si el que declara el ultimo es la acusación.

El orden de celebración de las pruebas es el siguiente:

  1. Las que haya propuesto el fiscal
  2. Continúan las acusaciones
  3. Las defensas

Dentro de este orden general, se seguirá un orden concreto, que es el que hayamos puesto en nuestro escrito de acusación y defensa. En un 90% por ciento de los casos es el siguiente:

  1. El interrogatorio de los acusados
  2. Seguidos de las testificales: Si nos cambian el orden de los testigos propuestos en el escrito de acusación en ese orden, nos han roto la dinámica del orden, y que es importante, se puede producir indefensión, y es una vulneración al derecho fundamental que se puede invocar. Tiene virtualidad cuando formulemos protesta. Lo mismo podemos hacer cuando no vaya un testigo y haya sido citado formalmente y no quiera suspender el juicio.
  3. Periciales
  4. Prueba documental y a la vez prueba electrónica.
  5. Inspección ocular.

Una vez que ha declarado un testigo podemos pedir que s ele acompañe hasta fuera de la puerta del juzgado que no le cuenten a los testigos que están fuera lo que se ha puesto de manifiesto en el juzgado.

Hay que preparar muy bien el interrogatorio. Y hacer las preguntas según las líneas de defensa que hemos preparado. Esto no significa preparar un listado de preguntar y leer todas y cada una de las preguntas que hemos preparado, muchas veces sobre la marcha hay que alterar preguntas o muchas veces no hacer determinadas preguntas

Aquí quiero poner mucho énfasis en un error que caen muchas defensas: En multitud de ocasiones por las preguntas de la acusación queda claro de que no hay delito; Debemos de afirmar que es un arte tanto saber preguntar cómo no preguntar. No hay que demostrar nada, no hay que preguntar por preguntar. Los que tiene que demostrar son la acusación y nosotros la defensa no debemos de demostrar que no hemos hecho nada. Hay que saber callar.

Hay que estar muy atento a las preguntas del ministerio fiscal porque quizás ya se haya respondido bien, o quizás la estrategia es que no va a declarar, solo a mis preguntas, es decir puede declarar a las preguntas de la defensa y no declarar a las preguntas de la acusación. Sentencia TS 137/2013 21 DE FEBRERO. Dice textualmente la sentencia, el silencio del imputado desde el punto de vista probatorio es igual a cero.

Cuando seamos nosotros los que empecemos a preguntar es importante centrar el tema del que estamos tratando. Es decir, si estamos hablando de un robo, no ir directamente a preguntar tanto al acusado como a los testigos, ¿ dónde tenías la navaja? Si somos los primeros en preguntar debemos de hacer preguntas, recuerda lo que ocurrió el día tal? Nos puede decir que paso el día tal? Y luego ir descendiendo a los detalles.

Un truco que suelo utilizar es que cuando el que está declarando siempre dice que no se acuerda de nada, podemos salir diciendo: Si el que está declarando, continuamente dice que no se acuerda podemos decir, mire le refresco la memoria y decir lo que ha dicho o instrucción, o los hechos que pasaron o lo que haya puesto en un informe.

Tenemos que saber que es perfectamente lícito decirle al juez: Le podemos decir al Juez que le enseñe algo de los atestados, por ejemplo decir, Señoría se le puede mostrar la fotografía número… por eso es importante tener numerada la causa.

En muchas ocasiones es posible que se marque con una x, situaciones en las fotografías a efectos de que se quede grabado para la audiencia Provincial correspondiente.

No se practicaran otras pruebas que las anteriormente citadas. Salvo:

  1. Los careos de los testigos entre sí o con los procesados o entre estos que el presidente acuerde de oficio o a propuesta de las partes.
  2. Las diligencias de prueba no propuestas por ninguna de las partes que el tribunal considere necesarias para la comprobación de cualquier de los hechos que hayan sido objeto de los escritos de calificación.

Podrán leerse a instancia de cualquier de las partes las diligencias practicadas en el sumario, que por causas independientes de las voluntad de aquellas no puedan ser reproducidas en el juicio oral, por cualquier situación de impedimento.

Por ultimo en esta fase: La jurisprudencia admite sin mayor problema la declaración por videoconferencia de testigos STS 2ª 837/2009, 22-7 sin embargo cuando se trata de acusados es bastante reacia a ello. Limitando su uso a situaciones excepcionales, bajo sanción de nulidad.

LE RECOMIENDO QUE LEA LAS DOS PARTES ANTERIORES DE COMO PREPARAR UN JUICIO ORAL

PARTE PRIMERA 

PARTE SEGUNDA